Transcurrido un año de la manifestación en apoyo de nuestro ferrocarril, nada ha mejorado y todo sigue peor

 

Pablo Justo, de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril, explica que la línea entre Zaragoza y Sagunto sigue teniendo una veintena de tramos con limitaciones de velocidad en los que los trenes circulan casi parados debido al mal estado de las vías. Por si fuera poco, el cambio en los horarios ha sido desastroso. Y varios trenes han dejado de circular por falta de maquinistas.

En el Diario de Teruel del pasado domingo, Javier Millán, publica un artículo muy significativo al respecto:

La línea volverá a sufrir otro corte durante dos semanas que difícilmente mejorará los tiempos

Viajar ahora en tren puede costar hasta 42 minutos más que hace cinco años

«Viajar hoy en la línea de tren Valencia-Teruel-Zaragoza puede llegar a costar hasta 42 minutos más que hace cinco años. El incremento del tiempo de viaje parece haber evolucionado en el último lustro de forma proporcional al empeoramiento de la vía, a la espera de que se acometan las obras de mejora de la infraestructura. A partir de esta noche la línea volverá a sufrir un corte entre Mora de Rubielos y Sarrión para acometer actuaciones de mejora que difícilmente mejorarán los tiempos de viaje.

Es algo ya cíclico en esta infraestructura en la que los trenes parecen ir marcha atrás como los cangrejos. Los tiempos de viaje, desde luego, sí lo hacen, porque los horarios actuales, si se comparan con los de hace cinco años, reflejan un incremento de la duración escandalosos.

El motivo no es otro que los sucesivos ajustes que en los últimos años se han ido haciendo en los horarios, que lo que han hecho ha sido ir incrementando la duración del viaje de forma que de una vez para otra no se apreciaba apenas, pero que prolongado en el tiempo arroja aumentos que entre Valencia y Zaragoza se sitúan entre los 27 y los 41 minutos.

Las limitaciones de velocidad se han ido incrementando durante ese tiempo por el empeoramiento de la infraestructura, a la espera de que se acometan unas obras cuyos proyectos están en fase de licitación, pero se hacen a rogar a pesar de las movilizaciones que hubo el año pasado.

La celebración de dos elecciones generales en el último año parecen haber impulsado por fin la licitación de estos trabajos, pero a nadie se le escapa que lo que se adjudicará ahora será la redacción de los proyectos constructivos, para después, una vez realizados, se puedan sacar a contratación las obras de ejecución. Sin elecciones por delante y con los ajustes presupuestarios que se avecinan, se cierne una vez más la incertidumbre sobre cuándo se licitarán estas obras que consistirán en la eliminación de las limitaciones de velocidad que hay en la vía por el mal estado de los terraplenes.

La mayoría de estas limitaciones han bajado a los 20 kilómetros por hora, después de haber estado en 30, y su estado va de mal en peor a la vista de que Adif no ha esperado a que se adjudiquen las rehabilitaciones de los taludes para acometer sin más demora unas obras de mantenimiento. Una actuación que Adif asegura que son para optimizar el estado y los parámetros de las instalaciones y garantizar así los niveles de seguridad y fiabilidad de la infraestructura.

Lo cierto es que los trenes en tres limitaciones que hay entre Sarrión y Mora de Rubielos, donde se va a intervenir, apenas pueden circular a paso de hombre por cómo se encuentra el estado de la vía, en todos los casos por problemas en los taludes.

Estas obras son solo de mantenimiento y durarán dos semanas, a la espera de que se acometan las definitivas. Solo después de esa actuación de mayor calado podrán quitarse las limitaciones y ganar así los trenes más velocidad.

Lo cierto es que la situación desde el año 2011 ha ido empeorando progresivamente, tanto en la circulación de los regionales como en los trenes de media distancia. Las obras realizadas entre Teruel y Zaragoza y la mejora del material móvil no ha evitado que los tiempos de viaje hayan empeorado, en detrimento de la calidad del servicio.

Evolución a peor

Cada vez que se ha hecho una modificación de horarios en el último lustro, la última el pasado día 12, se ha incrementado en algunos minutos el tiempo de viaje hasta volver a llegar a superar las 3 horas para ir de Valencia a Teruel.

Hoy hacer ese viaje entre las dos capitales de provincia en el último tren que sale de Valencia cuesta 3 horas y 14 minutos, cuando hace cinco años para hacer ese mismo trayecto se invertían 2 horas y 33 minutos. Entre Teruel y Zaragoza, en los trenes regionales, apenas ha cambiado el tiempo, pero en cambio en los que comunican las tres capitales sí se han disparado los tiempos. Según las expediciones el tiempo de viaje puede durar 27, 31 o 42 minutos más, algo que vienen denunciando reiteradamente los trabajadores de Renfe y Adif desde hace tiempo, además de advertir sobre el empeoramiento de la línea, sin que se hayan tomado cartas en el asunto.

Se van a tomar a partir de mañana con el corte de la línea hasta el próximo día 2 de diciembre para hacer una actuación de mantenimiento. Durante ese tiempo los viajeros tendrán que hacer trasbordos en autobús, en algunos casos para realizar prácticamente todo el recorrido del viaje por carretera.

El corte de la línea se producirá ya esta noche en el último tren que sale de Valencia a las 18:57 horas, que solo circulará hasta Caudiel. Desde allí, los pasajeros continuarán viaje hasta Teruel por carretera en autobuses fletados por Renfe. Desde mañana el corte afectará a todos los servicios, aunque los trasbordos variarán según los horarios de viaje.

El tren de primera hora entre Teruel y Valencia será sustituido por un autobús hasta Sagunto, mientras que con el resto de las expediciones los trasbordos se harán entre Sarrión y Mora de Rubielos y entre Mora de Rubielos y La Puebla de Valverde. Así hasta el próximo día 2 de diciembre.

Mientras dure el corte, Adif, con su presupuesto ordinario, levantará la superestructura de la vía en tres puntos para acometer el tratamiento de la plataforma, rebajar la rasante de vía, consolidar los terraplenes y restituir las vías, traviesas y balasto».

Reseña en Mi ciudad de la manifestación celebrada el pasado 21 de noviembre de 2015

Desde Mi ciudad queremos destacar  la poca vergüenza del Alcalde de Teruel, candidato  número uno al Congreso por el Partido Popular, al presidir un acto en apoyo del ferrocarril. Para los desmemoriados recuerdo el acto de inauguración de la primera traviesa que realizó Álvarez Cascos allá por por mayo del 2003.

Recientemente el Partido Popular de Teruel publica a los cuatro vientos la incorporación de este apoyo al ferrocarril en su programa electoral. Cínicos y desmemoriados.

Participé en la manifestación del 21N, pero tapándome las narices y mordiéndome la lengua.

Reportaje fotográfico Gonzalo Ruiz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Publicado por Mi cuidad: Teruel

Mi ciudad, trata de recoger mis inquietudes sobre la ciudad donde he nacido, crecido y vivo: Teruel

2 comentarios sobre “Transcurrido un año de la manifestación en apoyo de nuestro ferrocarril, nada ha mejorado y todo sigue peor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: