‘Aproximación a la Geografía del despilfarro en España: balance de las últimas dos décadas’ (2)

Miguel Angel Gracia Santos, una persona a la que le guardo un gran  respeto intelectual, publicaba estos días atrás en su blog Consultora Europea un artículo titulado

La realidad, el deseo y la autocrítica

En él pide que en Teruel se abandone el victimismo reinante entre su población ante la petición de fondos europeos para paliar la despoblación, indicando que va a ser imposible que la CE opte por esta opción y debe ser el Estado, al tratarse de una problemática propiamente española, quien se enfrente a su solución.

Como he podido comentar en su blog, entiendo que desde 1995 hay excepciones en la CE y Finlandia y Suecia continúan recibiendo fondos extraordinarios para combatir el problema de la despoblación de parte de sus territorios, algo que ante el problema español, debería ser tenido en cuenta. El PP nunca los solicitó.  Veremos como actúa el nuevo gobierno del PSOE. La carrera acaba en el 2020, no queda mucho margen de negociación. El Gobierno de Aragón lleva una década tras este objetivo, pero que sin  Castilla La Mancha ni Castilla León, otras comunidades afectadas, hayan movido un dedo al respecto hasta la fecha.

En la segunda parte habla de lo que está aconteciendo en Teruel.   La central de Andorra se va a tener que cerrar y desde la década de los 90 que se inició la reconversión minera, la mayor parte de lo gastado ha resultado totalmente ineficaz ante la realidad con la que nos topamos.   Miguel A. señala una falta certera de autocrítica, sin que nadie asuma responsabilidades políticas al respecto.  El despilfarro, unido en muchos casos a la corrupción, es alarmante en España, no solo en Teruel. Hace falta mayor autocrítica en la obra pública y en la política de subvenciones a la instalación de empresas y  sobre todo, más mecanismos de control que en estos momentos son totalmente ineficaces.

por su interés pego integramente su artículo:

Los medios de comunicación aragoneses han hablado de “varapalo” para referirse a la decisión de la Comisión Europea de no incluir la despoblación como criterio de asignación de Fondos de Cohesión en el próximo periodo de programación (algo que ya habíamos adelantado desde este blog hace unos días).  Junto a este término se han venido utilizando otros del mismo calibre, que concluyen en un lamento, algo así como “qué malos e insensibles son los de Bruselas, que no dan dinero a nosotros, que somos pocos y viejos…”. Nuestra tierra, sus dirigentes y la mayor parte de su población siguen, por tanto, anclados en el victimismo.

En una fecha ahora tan lejana como febrero de 2014, ya sostuve en este blog que no tenía mucho sentido promover la despoblación como criterio de asignación de fondos europeos, por la sencilla razón de que no es un problema de dimensiones europeas.  Este mismo argumento lo he repetido en numerosas ocasiones, incidiendo en que la despoblación galopante del interior español es un fenómeno muy específico de nuestro país, y que requería, ante todo, una respuesta de Estado, antes que “puentear” hacia Bruselas.  E igualmente, he sostenido que, antes de “pedir dinero”, lo que había era que tener claro el modelo de desarrollo y la estrategia para hacerlo realidad. En nada de eso hemos avanzado: cada Comunidad Autónoma se las apaña por su cuenta, seguimos dependiendo de las ayudas de la PAC, o desarrollando un sector porcino ambientalmente insostenible como única solución para la creación de puestos de trabajo en el campo, o llorando (o rabiando) porque ahora parece que se va a cerrar la Térmica de Andorra…

…estamos en lo mismo: el carbón está condenado hace años, estamos en reconversiones desde los años 90, pero seguimos pensando que se puede prolongar un poco más, y un poco más, y un poco más…siempre negando la realidad, cuando también se sabe que es imposible que Aragón cumpla ningún objetivo de emisiones de CO2 sin cerrar la térmica de Andorra.  Y la culpa la tienen unos u otros (dependiendo de quién gobierne y quién esté en la oposición), o la tiene una ministra “ecologista y anticarbón”…de nuevo el victimismo como discurso.

Porque, ¿dónde está la autocrítica…? ¿Es que los aragoneses lo hemos hecho todo bien, hemos hecho “los deberes” en todo lo que estaba en nuestra mano y no tenemos nada que reprocharnos…?  ¿Qué se ha hecho con los miles de millones -primero de pesetas, después de euros- que se han invertido en todas las cuencas mineras desde hace más de 25 años (MINER, Araval, Sodiar, Avalia…) sin que se haya conseguido la tan cacareada “transición justa” y sin que nadie haya levantado la voz o ningún responsable haya pagado un precio político?  ¿Qué se ha hecho con los millones de euros puestos para levantar y atraer empresas privadas que luego sus dueños han vendido sin compartir sus ganancias con el sector público que las hizo posible?

¿Qué se ha hecho con los 60 millones anuales del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) que se aprueban sin control democrático y sin criterios objetivos de asignación, sin programación plurianual, sin estrategia detrás y sin evaluación posterior, y tampoco nadie asume responsabilidades políticas, ni nadie se las pide…? ¿Qué decimos de los millones de euros de los fondos FEDER destinados para construir piscinas o polideportivos que se emplean quince días al año en pueblos sin un solo niño en invierno, mientras los ancianos tienen dificultades para vivir en sus propias casas…?

Mucho me temo que todo siga igual. Seguiremos pidiendo millones imposibles a Bruselas o a Madrid, todos ellos en forma de asfalto u hormigón.  Seguiremos pidiendo quemar carbón sin afrontar una realidad que no nos gusta, y cuando se cierre la térmica y las familias se queden sin trabajo, y se tenga que emigrar…entonces, como dice Serrat, nos despertaremos “sin saber qué pasa/chupando un palo sentados/sobre una calabaza”.

dscf4278abc

El Cañigral, Teruel. Uno de los primeros pueblos deshabitados de Teruel. Del blog de Faustino Calderón: “los pueblos deshabitados”

 

 

Anuncios

Acerca de Mi cuidad: Teruel

Mi ciudad, trata de recoger mis inquietudes sobre la ciudad donde he nacido, crecido y vivo: Teruel
Esta entrada fue publicada en Despilfarro, Despoblación, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s