El calor del amor en un bar

Dedicado a todas aquellas personas que se ganan su sustento trabajando en un bar. A mi familia en Teruel y Algete -Madrid-, en unos tiempos difíciles, donde el Covid-19 nos va a poner a prueba a todos y habrá que reinventarse para seguir adelante.

Los bares en mi vida han sido importantes. El plato de caliente que me ofrecían Marina y Joaquín en el bar del Polideportivo San Fernando, en los tres veranos que trabaje allí como conserje de la piscina en la década de los 70. Las olivas picantes del Bar Majico, que tenían la virtud de que cuando me enfadaba con mi novia, todo se olvidaba y volvíamos a hacer las paces. La cantina del cuartel Raca-25 o los Urtáin que nos comíamos en la calle Cuchillería de Vitoria cuando había dinero fresco. Las meriendas con Modesto, Pascual, Ramón,.. en el Bar Sindical y luego con nuestras novias.

Del Bar Sindical guardo el buen recuerdo de lo que debe ser un profesional de la hostelería. Miguel y su señora, cuando se cerró este bar abrieron otro en el Barrio de San León, el bar Las Viñas. Por aquel entonces ya vivíamos en los pueblos donde trabajaba, pero cuando te pasabas por su nuevo bar, Miguel te recibía como si hubieses estado visitándolo todos los días, de tal manera que era un placer volver a reencontrarnos.

Que recuerdos,.. y todos buenos.

El calor del amor en un bar…

Publicado por Mi cuidad: Teruel

Mi ciudad, trata de recoger mis inquietudes sobre la ciudad donde he nacido, crecido y vivo: Teruel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: